Cómo limpiar persianas alicantinas

¿Te has fijado en cómo están tus persianas alicantinas? Quizás ni siquiera quieras ponerte a pensarlo. Y normal. Sin duda, para muchos, limpiarlas es una de las labores que más trabajo cuestan en el hogar: da bastante pereza y muchas veces no sabes por dónde meterle mano. Pero esto ni es excusa ni es verdad.

Cuanto más tiempo lo dejes pasar, más probable será que la suciedad se incruste. Y, créenos, si esto pasa sí que costará limpiarla.

Para evitar esta situación, sólo tienes que aprender cómo limpiar persianas alicantinas correctamente. Lee este post para dejar tus persianas relucientes de manera rápida, cómoda y sencilla.

Cómo limpiar persianas alicantinas por dentro

limpiar persianas alicantinas

Empieza por lo más sencillo: limpiar persianas alicantinas es mucho más fácil por dentro que por fuera.

En primer lugar, baja la persiana del todo. Ahora, utiliza un aspirador para eliminar el polvo de los listones.

A continuación, cuando hayas acabado con el paso anterior, tocará pasar un trapo húmedo y, después, uno seco. De esta manera, te asegurarás de que no haya manchas en las que pueda quedarse de nuevo el polvo.

Lo mejor es que empieces a limpiar por arriba y termines por abajo, esto servirá para que no ensucies lo que ya hayas repasado.

Cómo limpiar las persianas alicantinas por fuera

Comenzamos con lo más complicado, limpiar la parte externa de la persiana alicantina. Ésta encima es la que más se ensucia, con restos de polvo, lluvia, polen, bichos… Pero no desesperes.

Lo primero que tienes que tener en consideración es dónde está situada tu persiana. No es lo mismo que se encuentre a ras de calle que en una planta alta.

Si tu vivienda está en una planta baja, puedes acceder al exterior de las persianas sin problemas. En ese caso, simplemente limpiar listón por listón como se ha dicho antes: pasando un trapo mojado y, luego, uno seco.

Si tus persianas alicantinas no son de madera y tienen demasiada suciedad, puedes optar por emplear de primeras una manguera con agua a presión.

Ahora, ¿qué haces si vives en una planta superior? Si no tienes acceso al exterior, no cometas ningún riesgo. Ante todo, valora tu seguridad: ni se te ocurra asomar medio cuerpo por la ventana para limpiar tu persiana. No es necesario. Esto es lo que tienes que hacer paso por paso:

  1. Desde el interior, tira de la cuerda que eleva la persiana y súbela hasta arriba. Verás que, al enrollarla, la parte de la persiana que daba a la calle se encuentra frente a ti.
  2. Toma un cubo con agua y jabón (puede ser también detergente para lavavajillas). Humedece con el líquido una esponja y, con ella, limpia la persiana (como ya se ha explicado, tienes que hacerlo de arriba abajo). Con esto bastará, especialmente, si tus persianas alicantinas son de PVC.
  3. Ve desenrollándola hasta que dejes de ver la parte de la que ya te has encargado. Repite el proceso hasta que la persiana esté completamente bajada.

Y, ¡voilà! Ya has limpiado tu persiana por fuera sin haberte puesto en peligro.

6 trucos para limpiar la persiana alicantina fácilmente

Ya conoces lo básico para limpiar una persiana alicantina de manera sencilla, pero aún puedes pulir esta tarea un poco más. A continuación, te mostramos una serie de consejos para dejar impecable:

El plumero, tu gran aliado

Usar un plumero también puede serte muy útil para limpiar persianas alicantinas con facilidad. De esta forma, conseguirás eliminar mejor los restos de polvo que tenga.

Un poco de limpiacristales para mejorar los resultados

Otro producto que puede ayudarte con el cuidado de tu persiana alicantina es el limpiacristales. Echa un poco en el trapo húmedo que vayas a utilizar y limpia tu persiana horizontalmente. 

La madera requiere productos para madera

Si tu persiana alicantina es de madera, tienes que tener cierto cuidado y usar productos concretos para objetos de este material. Simplemente, límpiala con un paño al igual que haría con otros muebles de tu hogar.

Por cierto, trata de no mojar demasiado el trapo, ya que la humedad puede hacer que la madera se hinche.

Para una limpieza perfecta: la bañera

Si tus persianas alicantinas se pueden desmontar, quítalas y mételas en la bañera para limpiarlas a fondo. Aquí podrás hacerlo con más cuidado y comodidad.

Evita productos agresivos

No limpies tus persianas alicantinas con productos agresivos como, por ejemplo, lejía. Éstos pueden dañar el material con el que estén fabricadas o dejarlas descoloridas si destiñe el lacado.

Otra opción: el vinagre

Si tus persianas de madera se han ensuciado demasiado, pero no quieres emplear productos químicos, puedes limpiarlas con agua y vinagre para conseguir mejores resultados. Un truco casero que nunca pasa de moda.

Ya has visto que limpiar persianas alicantinas no es el fin del mundo: sólo tienes que seguir los pasos indicados en este artículo. No obstante, para que la limpieza sea efectiva, tienes que asegurarte de que tus persianas sean de buena calidad. Encuentra las persianas alicantinas que más te gusten en Mosquiteras24H.

Deja tu comentario