Por qué se siguen usando las persianas alicantinas de plástico

Las persianas alicantinas se destacan por ser una solución muy práctica para tener la casa bien ventilada, regular la cantidad de luz que entra en el interior del hogar y da un estilo mediterráneo a la fachada de tu casa.

Podemos encontrar muchos modelos, materiales, medidas o colores en este tipo de persianas y la podremos instalar en cualquier puerta, ventana, porche, pérgola o, incluso, como puerta de armario. En este artículo os vamos a hablar de las persianas alicantinas de plástico y sus ventajas.

¿Qué son las persianas alicantinas?

Las persianas alicantinas están compuestas por un conjunto de lamas de madera o PVC que están unidas entre sí mediante ganchos de alambre galvanizado, y que se enrollan sobre sí mismas usando una cuerda como accionamiento. Se destacan por ser sencillas y funcionales.

Estas persianas tienen su origen en Alicante, en concreto en la población de Sax y seguro que no sabías que las primeras persianas alicantinas estaban creadas a base de madera de vid, además de ser las primeras persianas del mundo.

Posteriormente, ya fue cuando aparecieron las lamas tal y como las conocemos hoy.

Cosas a tener en cuenta de las persianas alicantinas

Te damos algunos consejos que te serán de utilidad a nivel decorativo y técnico sobre estas persianas:

  • Lo importante es que tengas claro que estas persianas son un dispositivo que necesitan estar fabricadas con buenos materiales para su duración en el exterior.
  • Al ser enrollables, han de aguantar un uso frecuente, así como el de ser de cadenilla, el acto de recogerlas y extenderlas podría deteriorar la estructura.
  • Las medidas han de ser personalizadas para cada ventana para conseguir una correcta instalación, ya sea para balcones, patios interiores, salidas a jardines, etc.
  • Las fabricadas en madera son las más tradicionales y se usa pino para crear las lamas. Aunque también podremos encontrarlas compuestas de materiales como el PVC.

Persianas alicantinas de plástico o PVC

Están hechas de plástico (o PVC) de calidad y no se corren con el tiempo. Es un material ligero y las lamas suelen ser huecas para hacerlas más ligeras y manejables, aunque puede ser un inconveniente en lugares con bastante viento, ya que se pueden romper.

Limpiar las persianas alicantinas es muy sencillo y basta con un paño húmedo. Al contrario que las de madera, que requieren de un tratamiento especial para evitar que la madera se estropee.

Además, son mucho más económicas y, si se quiere disfrutar del toque rústico de la madera, podemos encontrar ejemplares con imitación a madera de varios tonos imitando nogal, avellano, pino, etc.

Ventajas de las alicantinas de plástico o PVC

Las persianas alicantinas de PVC presentan una multitud de ventajas como son:

  • Al tener que ser manipuladas manualmente para su funcionamiento, los fabricantes suelen dar un toque de suavidad al material para que sea más amigable al tacto.
  • Tienen una alta durabilidad, resistencia e impermeabilidad.
  • Son más ligeras puesto que sus lamas están huecas.
  • Resiste muy bien a la humedad y las inclemencias del tiempo, siendo ideales para instalarse en puertas de locales, ventanas y balcones.
  • Presentan una gran variedad de colores para escoger la que más te guste. Podemos destacar imitaciones a madera, marfil y colores monocromáticos (desde verde hasta colores neutros).

¿Cómo se usan las persianas alicantinas de PVC?

Su uso es muy sencillo. Basta con accionar de forma manual usando un cordón o cordel, el cual recorre la altura total de la persiana por la parte central, haciendo que sea posible la subida y bajada de las lamas de plástico. Para poder recoger las lamas hasta la parte superior, solamente es necesario tirar del cordón y anudar o atar la cuerda en el lateral para que se mantenga recogida.

Para bajar la persiana, solo hay que deshacer el nudo y dejar bajar la cuerda suavemente.

¿Qué medidas necesita tener tu persiana alicantina?

Para instalar una persiana alicantina en una puerta tienes que quitar 1 o 2 cm de largo de la puerta para que la persiana no roce contra el suelo. En el ancho, conviene añadir 10 a 12 cm respecto de la anchura de la puerta. En caso de ser en una ventana, añade 10-15 cm en altura y 10-12 cm en anchura.

Si deseas unas persianas empotradas en el hueco de la ventana, mide el hueco (no la ventana) y quita 2 cm de ancho y 3 cm de alto. Esto es así ya que hay que colocar los cáncamos en la parte superior y producirá un hueco para que la persiana quede colgando.

Ahora que ya conoces lo que tienes que saber sobre las persianas alicantinas de plástico, podrás escoger el modelo que vaya acorde a tu gusto y tus necesidades. ¡Corre y consigue la tuya ya!

Deja tu comentario